Bajo los copos blancos del invierno #4

     Aquel no era un día diferente de invierno. Como cada tarde, después de salir de la biblioteca, él se sentaba en un banco del parque del campus. Como cada tarde, llevaba un buen libro e intentaba olvidar las fórmulas y teorías que debía estudiar para sus clases. Sin embargo, aquel día decidió que hacía mucho frío para sentarse junto al prado, así que buscó uno de los bancos del camino de árboles que conectaba las residencias con la facultad de artes. Allí se acurrucó y allí empezó a leer. Poco tiempo pasó cuando sintió que alguien le observaba y bajó el libro. Una chica de pelo castaño y ojos traviesos le miraba desde el otro extremo del asiento. Ni siquiera había notado que se había sentado junto a él, aquel libro era extraordinariamente absorbente.
Sigue leyendo

El Sospechoso #3

     “Estoy de pie en mi cocina con uno de los cuchillos para cortar la carne en mi mano derecha. No sé cómo he llegado aquí ni por qué la manga de mi jersey está empapada con la sangre que gotea desde el filo del cuchillo.

     Recuerdo que intenté gritar pero apenas pude producir un sonido semejante al de un cachorrillo asustado. También intenté moverme, pero solo conseguí que el utensilio se me resbalara de la mano y golpeara el suelo con un sonido metálico. Intenté andar, pero solo…” Sigue leyendo

Capítulo Octavo #2

Del no muerto suceso que el inmune Don Quijote tuvo en la espantable y jamás resucitada aventura de los molinos de viento.

     Apresurados continuaban su viaje cuando, no más allá del horizonte, se perfilaron las siluetas de treinta o cuarenta molinos de viento. Tan pronto como sus formas cruzaron la mirada del caballero de la oxidada armadura, este le dijo a su fiel escudero: “nuestra suerte está más viva que nunca y nos depara retos inexplorados para los hombres piadosos; pues en la inmensidad del horizonte ya se empiezan a distinguir las sombras de los no muertos, amigo Sancho Panza; de los caballeros caídos en desgracia y en combate, a quienes debo abatir por segunda vez en nombre de Dios para que su podredumbre no manche nunca tierra tan sagrada como la nuestra, ni infecte a gente tan noble como la que sobre nuestros caballos monta”.

Sigue leyendo

Tyrannus #1

El mundo fue devastado. Humo y cenizas, dolor y muerte fue lo único que quedó.

La insaciable ambición del ser humano le llevó a crear lo monstruos que antaño azotaban la tierra con terror, los dinosaurios. Creyéndose más listos que la propia naturaleza explotaron los recursos de unos seres a los que ni siquiera lograban comprender, y ese fue su último error.

2405

Tierra, 6 meses después del fin de la Rebelión de los Saurios

Sigue leyendo